martes, 28 de agosto de 2018

Un mínimo de orgullo existencial

Religiosos
Casi escribí "es increíble que ..." cuando me di cuenta de que la palabra increíble ha perdido totalmente su significado. Lo que no es normal debería ser increíble. ¿Qué es normal? Lo que no despierta maravilla, la clásica rutina diaria aburrida. Así que lo intento otra vez.

Es increíble cómo los individuos que forman la humanidad aceptan pasivamente el papel de contenedores temporales de una personalidad. Digo pasivamente porque algunas teorías extrañas sobre la creación del hombre y de la mujer dicen que nuestra auto-conciencia, que seria nuestro nombre y apellido, se extinguirá para siempre en nuestra muerte física. Nuestra personalidad sería transitoria, con una fecha límite precisa.



En este blog voy a tratar de enumerar los dictados de diversas personalidades espirituales y laicas, subrayando la evidente sumisión psicológica a la supuesta ley que establece que la humanidad es una pequeña parte de una entidad mucho mayor, de la que no tiene conciencia de ninguna manera y que su contribución al desarrollo de dicha entidad debería ser reencarnarse muchas veces y asumir diferentes personalidades para añadir nuevas experiencias en el aljibe sin fondo de esta entidad hipotética, cuyo único propósito es crecer sin limites.


¿Catolicismo?
 Transcurrimos una vida terrenal con nuestra personalidad, sabiendo que al momento de la muerte no quedará nada de este ego: borrado para siempre.

Catolicismo dice exactamente lo contrario: seremos perseguido por la eternidad si hemos sido malos, disfrutaremos de éxtasis y privilegios divinos si hemos sido buenos.


Induismo
Hinduismo dice que existe la reencarnación que consiste en la oportunidad de revivir una vez más, siempre que de la vida anterior no recordaremos nada en absoluto, una especie de cancelación total, de manera que podamos equilibrar la calidad de la vida pasada, con la futura, siempre en el nombre de esta hipotética entidad entera.

En cualquier caso, el ser humano parece ser manipulado por presuntos creadores que, para alcanzar sus objetivos, llegan incluso a afirmar que el hombre y la mujer son creadores de sí mismos, dando forma a la realidad cotidiana asi como le gusta, incluso en estado de inconsciencia. 


Illuminato
Cada ser humano, iluminado o no, tiene que echar las cuentas con la ley de la naturaleza que prevé un instinto y una razón funcional. 
 
La personalidad en la que nos reconocemos a nosotros mismos es todo lo que tenemos disponible para desatar un mínimo de orgullo existencial neutral y objetivo.  

Parece que la vida va y siempre está cambiando el contenedor que la alberga y, si esto es cierto, no puedo evitar enojarme con la vida misma por su arrogancia y ambigüedad. 



El blog analiza las diversas religiones con la esperanza de encontrar un mínimo de orgullo existencial.   

Dedico mi tiempo a este tema por pasión y curiosidad intelectual, sin duda, para no relacionarme con un posible lector que tropezó accidentalmente en mi blog.  

Soy consciente de que se evitan los argumentos que conducen a la reflexión como la peste, porque la vida en general es bastante difícil, por lo que siempre buscamos un poco de recreación para regenerarnos.

  Escribir estas líneas parecería una necesidad tácita de atención, de hecho estoy muy feliz de no tener que contestar preguntas triviales o dar infinitas explicaciones sobre mis intuiciones.  

Estas líneas son en cualquier caso un acto debido. Espero que el visitante pueda tener una intuición preciosa hojeando estas páginas y que pueda mejorar significativamente la calidad de su pensamiento íntimo.                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario