Los Testigos de Jehová



Critica a los testigos de Jehova

proximamente


Los Testigos de Jehová son una denominación cristiana milenarista y restauracionista con creencias antitrinitarista distintas a las vertientes principales del cristianismo.
Se consideran a sí mismos una restitución del cristianismo primitivo, creencia que se basa en su propio entendimiento de la Biblia, preferentemente de su Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, y que tiene, según ellos, como propósito santificar el nombre de Jehová.

Su entidad jurídica, la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, fue fundada en 1881 por Charles Taze Russell,
Charles Taze Russell
quien la presidió hasta su muerte, en 1916. Según sus publicaciones oficiales, en la actualidad es dirigida por un Cuerpo Gobernante desde su sede principal en Warwick (Nueva York). Este cuerpo gobernante se encarga de establecer la doctrina oficial de la congregación mundial.

Según sus propios datos, en 2018, sus publicaciones se distribuyeron en 240 países y territorios; contaban con 8.4 millones de publicadores activos y la asistencia anual a la «Conmemoración de la cena de Jesús» fue de 20 175 477 personas. 

  
Los Testigos de Jehová surgieron a partir de un grupo de cristianos restauracionistas, milenaristas y antitrinitarios pertenecientes al movimiento Estudiantes de la Biblia, el cual había sido organizado por el estadounidense Charles Taze Russell en los años 1870 en el condado de Allegheny, Pensilvania. 

En julio de 1879 este movimiento publicó el primer número de la revista
Zion's Watch Tower
Zion's Watch Tower and Herald of Christ's Presence la que se continuó desarrollando y actualmente se ha constituido como la publicación más conocida de los Testigos de Jehová, bajo el nombre en castellano de La Atalaya.

En 1881, Russell y un grupo de amigos del movimiento fundaron como entidad legal la Zion's Watch Tower Tract Society. Russell fue nombrado presidente en 1884, y la sociedad cambió más tarde su nombre por el de Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, la que corresponde a la principal y más antigua entidad jurídica utilizada por los Testigos de Jehová. Desde entonces la sociedad comenzó a publicar y distribuir diversas publicaciones en distintos idiomas, relacionadas con sus creencias y su dios Jehová.

En 1909 la sede se trasladó hasta Brooklyn, Nueva York, donde permaneció hasta 2017, año en que mudaron su sede a Warwick (Nueva York). 


En 1914 se creó la primera entidad legal fuera de Estados Unidos, la sucursal International Bible Students Association en Gran Bretaña. Russell falleció dos años después. Para entonces, los estudiantes de la Biblia ya rechazaban doctrinas tales como la Santísima Trinidad, la inmortalidad del alma y el fuego del infierno, pero todavía celebraban la Navidad y aceptaban el símbolo de la cruz. Estas creencias, entre otras, se fueron rechazando progresivamente más adelante.
 

Joseph Franklin Rutherford

Tras el fallecimiento de Russell, la presidencia de la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania fue asumida en 1917 por Joseph Franklin Rutherford. Durante su presidencia la organización aumentó considerablemente. Frente a las críticas de diversas denominaciones cristianas por sus principios doctrinarios, establecieron un cuerpo legal, mediante el que se obtuvieron fallos positivos en los tribunales de varios países que les dieron libertad de culto. También durante la presidencia de Rutherford se definió el nombre de «Testigos de Jehová»,basados en el pasaje del canon bíblico Isaías 43:10. El nombre se adoptó el 26 de julio de 1931 durante la asamblea de Columbus, Ohio, celebrada entre el 24 y el 30 de julio.
 
Entre 1942 y 1977, la presidencia de la Sociedad fue ejercida por Nathan Homer Knorr, 
quien ayudó a desarrollar los aspectos estructurales de la organización, fortaleció el Cuerpo Gobernante y creó  diversas escuelas con el fin de
Nathan Homer Knorr

estandarizar las tareas de evangelización, 
tales como la Escuela del Ministerio Teocrático (formación en oratoria) 
o la Escuela Bíblica de Galaad (formación misionera).


 Entre 1977 y 1992 ejerció como presidente Frederick William Franz, quien era miembro del Cuerpo Gobernante y había sido 
Frederick William Franz
 vicepresidente desde 1945. 

Casi al término de su presidencia, en 1991, se levantaron las proscripciones de los Testigos de Jehová en Europa Oriental y África. 


Tras su muerte, Milton Henschel, antiguo asesor de Nathan Homer Knorr, asumió la presidencia hasta el año 2000, siendo reemplazado por
Milton Henschel


Don Alden Adams
Don Alden Adams, quien ejerce dicho cargo hasta hoy, sin ser miembro del Cuerpo
Gobernante.

 Creencias

Los Testigos de Jehová basan sus creencias en la Biblia, libro que consideran como fuente exclusiva de referencia en asuntos doctrinales. 

. Creen en Jehová

Jeova Sanctus Unus

 by aryom

como el único Dios, el cual no es omnipresente,  
. se identifican como seguidores de un único líder, Jesucristo, a quien consideran hijo de Dios pero no Dios en sí mismo, y a quien además identifican con el arcángel Miguel.  
. Si bien aceptan a María como madre de Jesús y de sus hermanos, no la veneran ni la consideran madre de Dios. 
. Creen en la Gran Apostasía y en el libre albedrío por sobre la predestinación. 
A diferencia de otras denominaciones cristianas, rechazan todas las doctrinas del Concilio de Nicea I y posteriores, entre ellas la Santísima Trinidad, el fuego del infierno y la inmortalidad inherente del alma.
. Realizan el bautismo por inmersión en agua, en el nombre del «Padre», del «Hijo» y del «Espíritu Santo» pero rechazan el bautismo de niños. 
. No celebran la Navidad, la Pascua, los cumpleaños ni otras fiestas y costumbres que consideran incompatibles con el cristianismo por sus orígenes paganos. 
. Tampoco consideran obligatorio el descanso semanal, pues argumentan que el feriado sabático de la ley mosaica estaba destinado exclusivamente a Israel. 
Son contrarios al ecumenismo​ y a las demás religiones y denominaciones cristianas las identifican con el apelativo de «Babilonia la Grande».  
. En sus liturgias evitan el uso de imágenes y símbolos.
. No le ofrecen adoración a la cruz cristiana (creen que Cristo en realidad murió en un madero de tormento). 
. No creen en los dones milagrosos, los cuales consideran que terminaron tras la muerte de los doce apóstoles.
. Creen que la parusía ya se produjo en 1914, de modo que desde entonces Cristo está presente y ya reina de manera espiritual en la Tierra.  
. Creen que el armagedón está cerca, que el establecimiento del reino de Dios en la Tierra es la única manera de salvarse, y que solo 144.000 humanos, «los ungidos», irán al Cielo.  
. Consideran que la sociedad secular actual está moralmente corrupta e influida por Satanás, por lo que sus miembros deben limitar su interacción social con las personas ajenas a su fe. Se suelen referir a su cuerpo de creencias como «la verdad» y consideran que ellos están «en la verdad». 
. Consideran pecado e inmorales la masturbación, la fornicación, la homosexualidad, el aborto inducido y el espiritismo. Por faltas de conducta, los Testigos de Jehová pueden ser sometidos a diversas acciones disciplinarias, que pueden variar desde la «censura» hasta la expulsión.
. Oposición al servicio militar, rechazo a los símbolos patrios y los nacionalismos. En general se declaran políticamente y militarmente neutrales; por ello rechazan la violencia y el uso de armas, lo que en la Segunda Guerra Mundial provocó la persecución y matanza de sus miembros.
. Creen en la creación divina y rechazan el naturalismo y la evolución biológica. Para ellos, la muerte y la vejez son una herencia del pecado original de Adán.
Piensan que Jesús no siguió la tradición judía de la no pronunciación del tetragrámaton, sino que por el contrario, mandó santificarlo y darlo a conocer como el nombre de su padre (Mateo 6:9; Juan 12:28; 17:3,6,26).

Reuniones


Los Testigos de Jehová se reúnen semanalmente con sus respectivas congregaciones en los denominados salones del Reino. 

 También se reúnen en asambleas anuales y en su celebración anual de la Conmemoración de la muerte de Jesús o Cena del Señor. Esta última es la única ceremonia que celebran. La realizan una vez al año en la fecha que corresponde al 14 de según el calendario lunar bíblico (marzo/abril), en la que recuerdan la muerte de Jesucristo y la analizan desde un punto de vista religioso.

Los Testigos de Jehová no creen en la transubstanciación, por lo que en estas ceremonias el pan y el vino tinto son solo elementos que representan simbólicamente el cuerpo y la sangre de Cristo.

En sus reuniones se interpretan canciones compuestas íntegramente por Testigos de Jehová. Entre sus cancioneros se encuentran Cantando y acompañándose con música en su corazón (1969), Canten alabanzas a Jehová (1986), Cantemos a Jehová (2009) y Cantemos con Gozo a Jehová (2017) todos ellos traducidos por la Watch Tower Society a numerosos idiomas.

Transfusión de sangre

Los Testigos de Jehová tienen prohibido hacerse transfusiones de sangre, incluso aunque de ello 
 dependa sus vidas, lo que ha conducido a numerosas muertes evitables, incluyendo de niños. Desde 1961, la aceptación de transfusiones de sangre por parte de un miembro sin posterior arrepentimiento es causa de expulsión.

Solo aceptan tratamientos alternativos.

Si bien históricamente rechazaban la vacunación y aceptación o donación de órganos, actualmente, es un asunto de decisión personal, mientras no incluya transfusiones de sangre.
Los Testigos de Jehová poseen dos servicios relacionados con este tema:
  • Servicio de Información sobre Hospitales (SIH): creado en enero de 1988 en Brooklyn y posteriormente implementado en otros países. Se dedica a investigar y dar a conocer técnicas médicas sin uso de sangre. También procura mostrar a los médicos la postura de los Testigos de Jehová referente a la sangre y llevar un registro de aquellos que estén dispuestos a atenderlos de acuerdo a sus condiciones.
  • Comité de Enlace con los Hospitales (CEH): principalmente dirigido a la visita de pacientes Testigos de Jehová internados, y al diálogo con los facultativos. Sus miembros son entrenados por el SIH. Se les ha criticado que a pesar de ser una decisión personal de cada miembro, su presencia en hospitales es para presionar tanto a médicos como a integrantes el cumplimento de sus doctrinas, lo que ha tenido resultados de muertes innecesarias.

    Comité judicial

    Cuando un testigo de Jehová comete lo que, de acuerdo con las creencias y normativas de la comunidad, es un pecado, éste es juzgado por un «comité judicial», el cual está conformado por tres o más «ancianos». El comité se reúne con el acusado para establecer la gravedad del pecado realizado. Si el «pecador» muestra arrepentimiento, se le aplica una «censura», es decir, una serie de sugerencias basadas en la Biblia que para ellos tienen como finalidad la reconciliación del acusado con Jehová. En caso de seguir estas sugerencias, la censura se hace pública a los demás miembros de la congregación, y se considera a la persona «censurada». Si, por el contrario, durante la etapa de censura el acusado no muestra arrepentimiento, entonces la persona es expulsada de la congregación y aislada de ésta. Una persona también puede desasociarse voluntariamente, en cuyo caso pasa a ser considerada como una persona expulsada de conocimiento público dentro de la congregación. En tales casos la persona pierde contacto con sus parientes Testigos que no viven bajo el mismo techo, y los miembros de la congregación no vuelven a saludarlo ni a tener contacto social con él.

    Financiamiento

    El financiamiento de los Testigos de Jehová depende fundamentalmente de la corporación Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, principalmente dedicada al negocio editorial, en el cual trabajan numerosos Testigos de Jehová de manera voluntaria, sin recibir remuneraciones. De acuerdo con el estudioso 
    Wilbur Lingle

    Wilbur Lingle, alrededor del 70% de sus ingresos provienen de sus millones de publicaciones que distribuyen anualmente a precios ligeramente superiores a los costos de impresión. La organización, por su parte, defiende que están establecidos legalmente como una corporación sin ánimo de lucro, por lo que no tiene permiso para vender nada. De ahí que su obra se sostenga solo con donaciones voluntarias y que sus publicaciones estén accesibles gratuitamente tanto en papel como en formato electrónico a través de su web.
    Rechazan el pago de diezmos o cuotas obligatorias o de membresía, tampoco pasan ofrenderos entre los congregados; pero sí recogen donaciones en alcancías (recipientes) que ponen fijas en los Salones del Reino y en coliseos y estadios cuando efectúan sus asambleas. Estas contribuciones son usadas para la traducción e impresión de más publicaciones, atender a misioneros y ministros viajantes, construir o renovar Salones del Reino y sucursales en países en vías de desarrollo y atender a las víctimas de desastres naturales.






No hay comentarios:

Publicar un comentario